Inicio / Politica / EL QUE DESESPERA PIERDE

Los caminos de la política electoral

- -
Un mes de definiciones a todo o nada. Ampliar
Febrero podría ser un mes de decisiones reales y concretas en armados y acuerdos para trazar el camino electoral, aunque algunos sectores de la política local todavía prefieren esperar por dudas e inseguridades.

Por ahora, no se sabe si se adelantan o no los comicios en la provincia, pero todo indica que será en junio y por ello, por lo menos desde el oficialismo peronista ya empezaron a caminar y en algunos casos a correr para ganar lugares y espacios territoriales. Este mes se sabrá la decisión o no del gobernador para firmar el decreto.

Según algunos entendidos en la materia, la decisión de adelantar o no los comicios también dependerán si la líder de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández Kirchner, logra un acuerdo con el PJ tucumano y todo parece indicar que ese objetivo está más cerca de lograr Juan Manzur que José Alperovich, aun cuando viene pronunciándose como el único kirchnerista de la primera hora. Es más, en los últimos días, el mensaje concreto a los referentes de los Unidad Ciudadana en todo el país fue de estar unidos contra el oficialismo nacional que encabeza Mauricio Macri y hacer un verdadero frente opositor.

Para el oficialismo tucumano la campaña y la carrera electoral no arrancaron en enero, comenzó en septiembre del año pasado cuando comenzaron los preparativos del 17 de octubre en Tucumán, reuniendo a una parte importante del peronismo nacional. Allí hasta los gestos y discursos fueron analizados al máximo en pos de esa unidad peronista. Pero como dice  la canción escrita por Omar Gales. (Los caminos de la vida, no son lo que yo pensaba, no son lo que yo creía, no son lo que imaginaba. Los caminos de la vida son muy difícil de andarlos, difícil de caminarlos y no encuentro la salida…);  y en la vida electoral es difícil de entenderlo, sobre todo para la mayoría de los ciudadanos que no están pendientes de la política, reniegan de ella y así de esas decepciones Mauricio Macri hoy gobierna y desencanta galopeadamente.

Por ahora el escenario es positivo para la formula Manzur-Jaldo, aunque todo puede pasar y todo puede desajustarse. Existen temores, sobre todo de algunos sectores que no tenía lugar con Alperovich y ahora están siendo convocados. Y otros que ya juraron por la formula oficialista que podrían cambiar de opinión. El tema es que esa indecisión no se produzca a días de los comicios, y eso es lo que preocupa a los armadores del oficialismo.

Si hoy fueran los comicios, se especula que el triunfo de la fórmula que gobierna Tucumán es la vencedora, aunque con menos margen por el rompimiento con el senador nacional. En números prácticos, Manzur cosecharía unos 320 mil votos, Alperovich 150 mil, Cambiemos unos 130 mil y si repite la elección de 2015, Bussi con unos 100 mil votos. Esto hace pensar que las estrategias deben definirse con mayor atención y con mayor celeridad.  

En Cambiemos la interna es muda o más silenciosa, pero no menos preocupante

Si se adelantan los comicios, el tiempo para los armados y las propuestas de quienes serán los candidatos a ocupar o repetir bancas e intendencias generará hasta quebrantamientos en algunos sectores. Es que al no tener todavía la fórmula para gobernador y vice, ya marca un error y más cuando el tiempo vale muchos votos.

 

El 31 de marzo es la fecha para que se concrete la elección partidaria en la UCR. Aunque de acuerdo a los tiempos, esos comicios podrían no realizarse y repetirse una nueva suspensión como se dio el año pasado. Pero esta vez no por irregularidades administrativas y chicanas de la misma política interna. Esta vez sería por la falta de cintura, miopía y egocentrismo de la dirigencia.   

La Convención Radical es quien debe juntarse y decidir qué candidatos promocionará para la alianza con el Pro y el resto de los partidos que integran Cambiemos. El Normalizador Federico Romano Norri no tiene potestad alguna. Salvo que el partido sea intervenido y por cuestiones de tiempo ese interventor decida quienes serán. Algunos ya piensan que podría lograrse un acuerdo interno con el sector más disidente que es el que lidera el legislador Ariel García. Y así no perder más fuerzas.

Aunque el diputado José Cano se muestra como el candidato a gobernador por Cambiemos, la senadora nacional Silvia Elías de Pérez, también aspira a ser ella quien encabece la fórmula. Desde el gobierno nacional, Elías de Pérez sería la más indicada, de acuerdo a sondeos y encuestas de imagen positiva. Pero eso no sería suficiente ya que no cuenta con territorio y respaldo amplio para recorrer la provincia. Rogelio Frigerio y Marcos Peña siguen dando vueltas para definir esas chances, a pesar de que Cano manifieste lo contrario. Y sino, solo hay que preguntarse ¿porque no se concretó en estos 3 años de gobierno nacional alguna obra realmente importante, alguna obra sustancial para la provincia y que la puedan vender los cambiemos?.

La obra pública más transcendental y que aún no la pueden terminar es el Canal sobre la avenida de la Solano Vera en Yerba Buena. La tercera etapa de este mega emprendimiento está atrapado  en la burocracia administrativa en Nación hace varios meses por una interna entre dos ministerios de Cambiemos.  

Sería Cano, capaz de tener el amplio gesto de bajarse de la candidatura para darle lugar a Silvia Elías de Pérez y respaldar, con tal de vencer al peronismo. Sería capaz, realmente de convencer al ex intendente Domingo Amaya de que se quede hasta el último en Cambiemos. Más cuando fue él quien lo alejó e inició los desplantes. El otro día se mostraron en público y jugaron al truco. Ninguno se creyó lo que se cantaron.    

En los caminos de la vida electoral, no es como todos esperan, a veces los resultados pueden variar. Como es el caso de Alfonso Prat Gay que ya quedó en el olvido, además de que los tucumanos no lo conocen y es posible que acompañe y quizás pueda incursionar en la política tucumana como candidato a Diputado Nacional en octubre. Claro, primero están las PASOS de agosto y allí la dirigencia de los cambiemos tucumanos, serán menos tolerante.

En estos caminos también se debe tener en cuenta los recursos para hacer política concreta, es decir recursos para obras públicas. Si no hay recursos no hay campaña. Porque con promocionarse  en los medios de comunicación, con speech políticos y discursos no son suficientes y mucho menos con la gestión de gobierno paupérrima del macrismo que viene perjudicando sobre toda a la clase trabajadora, con decisiones en la economía generando aumentos de tarifas, inflación alta, desempleos y perdidas de derechos sociales.

Por Diego Tomas